ChilArte

1ª FERIA DE ARTE EN PANDEMIA

Presencial - Virtual · Stgo., Chile

Lunes a Domingo, 10 a 19 hrs.
Local 481, Distrito de lujo, Parque Arauco

Diego Araya

$359.856$749.700

Limpiar
SKU: N/D Categorías: , , ,

 

Nací en Arica, teniendo desde niño una gran atracción por el arte y lo espiritual. En el año 2007, luego de empezar en el camino de la filosofía budista, viajé a Kathmandu, Nepal. Ahí encontré un monasterio budista (Shechen Monastery) que contaba con una escuela de arte (Tsering Art School) donde se impartía un tipo de pintura sagrada tibetana (Thangka Painting).

Decidí quedarme a vivir en Nepal, en donde pude terminar mis estudios en los 6 años que toma esta carrera, para luego seguir trabajando y aprendiendo en un taller (2016 a 2019) en el mismo monasterio, en donde podían integrarse los alumnos ya graduados (siendo el primer extranjero en unirse a este taller). En ese tiempo también hice clases de arte tibetano en la Ecole Francaise Internationale de Kathmandou (EFIK).

La visión arquetípica del artista está llena de personajes torturados, egóticos y entregados totalmente al placer de los sentidos. Nada más alejado de mi realidad, aunque creo haber compartido una inquietud casi inherente a todo creador; un hambre por una búsqueda más allá de lo material. Un arte que pudiera satisfacer tanto al artista como a quien es expuesto a su obra.

Durante mis estudios en la escuela de arte tibetano en Kathmandu estudié la pintura de Thangkas (representación de deidades budistas). Las Thangkas son un arte sagrado, rico en simbolismos ligado completamente al budismo tibetano. Son pinturas usadas para meditar, preparadas a mano desde la creación del lienzo, el dibujo de la deidad o mandala con medidas geométricas calculadas, siguiendo un estricto patrón.

Aquí, la figura del artista atormentado no existe. A través de una estricta disciplina, metodología y, por sobre todo, la mirada compasiva de mis maestros, pude unir dos aspectos que aquí van de la mano: arte y espiritualidad. La motivación altruista en cada trazo y pincelada es lo primordial, ya que cada obra una vez terminada acabara en un altar budista, creando (según el budismo tibetano) mérito o karma positivo para el artista, su sponsor y quien quiera que contemple esta pintura. Aquí no hay espacio para el ego: en cada línea, cada trazo y pincelada tengo una motivación siempre pensada en beneficiar a los demás seres.

A pesar de llevar 9 años en esto, no puedo decir que soy un artista completo. Cada artista, aun siendo un maestro, no acaba nunca de ser un aprendiz, siendo la meta ultima alcanzar un total estado de iluminación, por lo que se transforma en un camino de vida, un recorrido espiritual que siempre estuve buscando.

En el 2020, en pleno confinamiento en Nepal, se me ocurrió crear algo diferente, utilizando el mínimo de materiales: un lápiz a tinta y un papel tradicional nepalí llamado “lokta”. Quise explorar, inspirado por los patrones repetitivos de textiles nepaleses y tibetanos, figuras de animales encontradas en la imaginería tibetana e india. Fui uniendo cada figura y generando una repetición, como si fuera un mantra que no tiene principio ni fin. También quise generar un corte o irrupción en esta repetición; un ser que quiebra este patrón (¿un rebelde, un iluminado?) liberándose de la repetición eterna. En estos trabajos también hay un patrón que se repite al igual que en las thangkas, la práctica de la paciencia, de la calma, el ir paso a paso, con la humildad también representada en el papel empleado.

Una vez, a mi amigo Shaun un yogui le dio este consejo: “Si eres una persona espiritual, no importa qué tipo de arte hagas, también será espiritual “. Guiado entonces por una correcta motivación, puedo tener fe en un crecimiento como artista y como ser humano.

noxperto@gmail.com

Instagram: diegosonam

Obras

Guru Rinponche, Four guardian kings, Tigres, Dragones, Caballos de vientos

Carrito de compra