ChilArte

1ª FERIA DE ARTE EN PANDEMIA

Presencial - Virtual · Stgo., Chile

Lunes a Domingo, 10 a 19 hrs.
Local 481, Distrito de lujo, Parque Arauco

Pintura, fotografía, dibujo, arte digital y escultura en el sexto ciclo de CHILARTe

Pintura, dibujo, fotografía, escultura, arte digital, son algunos de los medios trabajados por el sexto grupo de artistas que participa en CHILARTe, la primera feria de arte presencial en pandemia. Del 23 de septiembre al 6 de octubre, estarán exponiendo de forma presencial en nuestra sede (Local 481, Distrito de Lujo, Parque Arauco, Santiago de Chile) las y los artistas Inés Campino, Ingrid Lauw, Javiera Vergara, Joaquín Ceballos, Joaquín Lozano, Karen Uribarri, Laura Galaz y Soledad Omeñaca. Sus obras, así como las del resto de artistas seleccionados, también se pueden ver y adquirir en nuestra tienda.

En este nuevo ciclo expositivo de la feria también se presentan como invitados especiales el escultor Hernán Puelma y los artistas Pitzi Cárdenas y Sebastián Leyton (Espacio O), como parte de la participación especial de la Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo (AGAC) de Chile.

Inés Campino

Sobre los expositores

Para la elaboración de sus obras, Inés Campino se remonta a las técnicas artesanales ancestrales de urdiembre altiplánica del arte precolombino, pero poniéndolas en vigencia a través de un contrapunto con materiales industriales contemporáneos que también contienen trama y que han sido testigos del circuito de comercialización de bienes de consumo agrícola, desde las manos de recolector a las grandes cadenas de supermercados. Las mallas para el transporte y venta de frutas y verduras, y los sacos de polipropileno, se recontextualizan y se convierten así en los soportes y materia prima en las obras de Campino. Las líneas propias de cada capa textil tensada independientemente se entrelazan con hilos verticales de rayón y lino, y con las agujas que los hilvanaron, que quedan, a su vez, expuestas en la misma dirección. Si bien las imágenes son abstractas, hacen referencia al paisaje y a nuestro recorrido a través de él, mediante el desplazamiento del espectador. Esto, a su vez, genera un efecto óptico, convirtiendo a la vibración de las tramas y a nuestro movimiento en partes igualmente constitutivas de la obra.

Ingrid Lauw crea imágenes mezclando recursos interiores -lo onírico, recuerdos- con fuentes externas. La fragilidad es una idea que permea toda su obra, si observamos a esa mujer solitaria viviendo sus propias fantasías dentro de cúpulas de cristal. “Estas obras plantean si acaso los sueños de esas mujeres, que se han quedado encerrados en un espacio decorativo”, dice la artista. La vulnerabilidad asociada a lo femenino es aquí puesta en entredicho, a través de situaciones en las que cada figura hace visible su espacio íntimo, su propio tiempo y ensoñaciones, sin pudores y en actitud lúdica. Las cápsulas también vienen a representar el confinamiento experimentado por la artista durante la pandemia, lo que, según ella, le recordó la fragilidad de la vida.

Ingrid Lauw

Algunos de los conceptos que están presentes en las obras de Javiera Vergara son la geometría, la simetría y las líneas. Manipulándolos a través de herramientas digitales, desmaterializa la imagen y, por lo tanto, aborda la percepción visual como un campo subjetivo y a la vez retinal. “Lo esencial para mi es mostrar una representación que distorsiona las percepciones de la mente al enfrentarse a la obra, favoreciendo su propio lenguaje y mostrando así su propia estructura”, dice la artista. Experimentando libremente con la imagen, la abstracción y el dibujo digital, invita al espectador a trasladarse a nuevas realidades, que sin duda lo empalmará a nuevas sensaciones.

Joaquín Ceballos presenta su serie Des(nudos), dibujos hechos con lápiz pasta sobre papel que abordan las fobias personales como necesidad de un aislamiento físico obsesivo del mundo. El artista escoge así la imagen del nudo para hablar sobre un flujo que ha sido coartado, el cual podría ser el libre intercambio sensorial de uno mismo y una exterioridad desconocida causante de grandes ansiedades.

El título de la serie toma en cuenta la relación etimológica de las palabras nudo y desnudo para crear una especie de juego de palabras que apunta a la ambivalencia del significado de la imagen del nudo como metáfora de la propia relación con el mundo.

Javiera Vergara

A través de sus obras escultóricas, Joaquín Lozano busca evidenciar que la ciudad y sus espacios habitan en nosotros al igual que nosotros habitamos en ella. Esto, a través los recuerdos que acompañan nuestro recorrido: al fusionarse lo que uno ve con nuestra propia experiencia se genera una percepción personal del lugar. Estas ideas se materializan en “arquitecturas imaginarias”, fragmentos de diversos materiales enlazados unos con otros para configurar un total que es más que la suma de sus partes.

Karen Uribarri retrata animales salvajes que transmiten fuerza, intensidad y viveza mediante una paleta de colores vivos y el uso de la espátula para aportar textura y densidad a la pintura. “A ratos me los imagino observándome como si nos pudiéramos comunicar en el mismo idioma. Y a medida que los voy pintando, en mi cabeza circulan fantasías acerca de su historia, su entorno e incluso de lo que piensan”, cuenta la artista, que va componiendo cada imagen a partir de pequeñas parcelas de color, generando un efecto solarizado.

Joaquín Lozano

Laura Galaz trabaja desde la pintura poniendo atención a los distintos elementos que conforman el paisaje arquitectónico que la rodea. “Los utilizo como referencia, ya sea por color, volumen, textura, acabado, peso o forma”, explica. “La manera orgánica y sin un plan predefinido mediante la cual los distintos barrios se construyen, expanden, cambian según las necesidades de sus propios habitantes y del paso del tiempo, me permite establecer una dinámica o una suerte de planificación en la forma en que desarrollo mi trabajo”.

Las pinturas que presenta en CHILARTe son parte de una serie que ha desarrollado durante el último año de pandemia, llamada Territoriales, la cual vuelca la mirada hacia el interior de la habitación y plantea el ejercicio de develar, con pintura, lo que se oculta con la misma: sus goteras, humedad y filtraciones.

Soledad Omeñaca trabaja desde la perspectiva de que los materiales son un medio para la expresión, y no un fin. “En la creación de la obra siempre debe primar el concepto, el preguntarme qué es lo que deseo transmitir. De ahí, poco a poco aparecen los materiales, cuáles serían los más adecuados, cuál sería su aporte”, explica. Si bien ha experimentado con papel, tierra, género, metal, cartón reciclado y madera, generalmente trata de elegir materiales “eternos” y “nobles”. En CHILARTe presenta una serie de esculturas en las que emplea maderas laminadas y curvadas.

Soledad Omeñaca
Carrito de compra